Los nuevos sonidos de Ghana Skyekyeku & Ghanalogue Highlife y Fra! arrasan en Pirineos Sur

  • La noche de Casa África celebra su décimo aniversario con la participación de los ganadores del concurso Vis a Vis que este año ha seleccionado artistas emergentes en Ghana
  • La jornada estuvo dedicada íntegramente a los sonidos, las culturas y las diversas perspectivas del continente africano

Una noche más, el escenario sallentino de los Mercados del Mundo demostró que se ha convertido en el corazón que marca los latidos vitales de Pirineos Sur.

Como lleva ocurriendo desde hace seis días, un numerosísimo público abarrotó el recinto en la velada dedicada a Casa África, ya un clásico del festival pues se ha venido realizando durante los últimos diez años.

En esta ocasión estaba dedicada a Ghana, país del África Occidental donde este año se celebró el certamen Vis a Vis, en el que fueron seleccionadas las dos bandas que durante este verano se están dando a conocer en España: Fra! y Kyekyeku & Ghanalogue Highlife.

Los primeros en salir al escenario fueron Fra!, un sexteto integrado por voz, guitarra, bajo, teclados, batería y percusión, cuyo sonido parte de raíces tradicionales y estilos autóctonos como el highlife, a los que añaden toques de afrobeat nigeriano; pero el sello distintivo de Fra! que terminó de encender a la audiencia llega cuando se ponen en plan funky tipo años 70, a ratos con guitarrazos rockeros, sin perder las esencias africanas. Derrochando ganas y entusiasmo en su primera visita a España, Fra! iniciaron una de las mejores noches Casa África que se han vivido en Pirineos Sur.

En segundo lugar salieron a escena Kyekyeku & Ghanalogue Highlife y ofrecieron un extraordinario concierto, arrebatando a toda la concurrencia con un poderío rítmico avasallador.

Siete músicos en escena, guiados por la voz y la guitarra acústica de Kyekyeku, que combinan juventud, energía y calidad instrumental. Partiendo del highlife y la palm music ghaneses, la banda incorpora sonoridades que van del afrobeat al soukous y del jazz al funk; música rebosante de vitalidad y distintos colores, que hizo disfrutar a fondo a un público que quería más. Una vez más, la Noche Casa África sirvió para mostrar la cara más actual de los sonidos africanos emergentes.

Nuevas miradas al continente africano

La del ayer fue una jornada de esas que demuestran que no solo de música vive Pirineos Sur. Y en ese propósito de ampliar miradas y horizontes, la asociación Wiriko- orientada a la promoción y divulgación de las artes y culturas africanas- es un aliado fiel del Festival Pirineos Sur, con el que lleva años colaborando. Ellos han sido los responsables de ofrecer una nueva perspectiva del viaje y la migración desde las literaturas africanas. “Queríamos confrontar la visión del viaje entre las sociedades africanas, que lo enfocan desde una perspectiva positiva, abierta al aprendizaje y a la oportunidad de conocimiento, con la de las sociedades occidentales, que lo vemos como amenaza”, explicaba Carlos
Bajo Erro, encargado de ofrecer la primera de las conferencias que han tenido lugar en esta edición de Pirineos Sur.

Una conferencia por la que han deambulado desde los viajes iniciáticos a aquellos que se vieron obligados a realizar los esclavos, para llegar hasta la perspectiva del viaje vinculada a la colonización o a la más actual y dramática: la de los refugiados. Viajes que han quedado reflejados en obras cumbre de la literatura africana como la autobiografía del nigeriano Oludah Equiano (1745- 1797); o en los cuentos iniciáticos de Amadou Hampâté Bâ, recopilados en ese clásico de la literatura africana actual que es Kaidara (él fue autor de esa frase que es casi un proverbio: en África cuando un anciano muere,
una biblioteca arde); o en el bellísimo poema de la poetisa de origen somalí Warzan Shire. Y hoy han contado hoy con espacio propio en ese ateneo improvisado que representa el polideportivo de Sallent de Gállego.

A continuación, los ritmos africanos han vuelto a apoderarse de las calles de la localidad tensina de la mano del pasacalles Olaïtán (Benín). Ellos, seguidos de la sesión del DJ Wiseguy, han caldeado el ambiente entre un público que tarde tras tarde demuestra que a Pirineos Sur se viene, sobre todo, a disfrutar de las sorpresas. Como suelen decir los tensinos ¡que viva!

top