Javier Ruibal lleva los aires de la bahía gaditana a las montañas pirenáicas

El cantautor gaditano volvió al escenario de los Mercados del Mundo con su último disco “Paraísos Mejores”, producido por su hijo Javier

El circo y el teatro protagonizaron la tarde en Sallent de Gállego con dos actuaciones que colgaron el cartel de completo

Volvía por segunda vez a Pirineos Sur Javier Ruibal, y el cantautor gaditano brindó en el escenario Mercados del Mundo uno de esos conciertos para el recuerdo, que alegran la vida e invitan a pensar que existen “Paraísos mejores”, título de su último álbum. Ruibal compareció acompañado por un cuarteto formado por su hijo Javi a la batería, Jose Recacha a la guitarra, Dani Escortell al bajo y Diego Villegas a los instrumentos de viento (saxos, flauta y armónica), y presentó tanto temas del nuevo disco como algunos de los más significativos de su extensa trayectoria, que se inició a comienzos de los años 80.

Un repertorio rebosante de grandes canciones, en las que confluyen las raíces flamencas y sureñas con los influjos andalusíes y mediterráneos, además de toques de jazz y de rock, y donde siempre sobresalen unos textos de alto nivel lírico, sin dejar de lado asuntos de contenido social ni perder nunca esa característica guasa gaditana. Ruibal se metió rápidamente en el bolsillo al público con temas como “Playa Mulata”, “La reina de África”, “Por tu amor me duele el aire” -con versos de Lorca- o los tanguillos de “La geisha gitana”, donde reivindica que “hoy en día los flamencos nacen donde les da la gana”.

Entre el público, unos bailaban y otros sonreían con cara de felicidad. Con un Javier Ruibal pletórico de voz y una banda muy compenetrada y que suena de maravilla, sonaron temas como “Ave del paraíso”, “Corazón timbalero” (una emotiva declaración de amor a su hijo con tono rockero), “Cuenta conmigo”, “Tu divo favorito”, “La rosa azul de Alejandría” o la jocosa “Cine Macario”, en la que reivindica los viejos cines de barrio con guiños de conocidas bandas sonoras. Muy a gusto en escena, derrochando siempre emoción, cercanía y sensibilidad, el artista gaditano puso fin a su magnífica actuación poniéndose más flamenco que nunca para recordar al fallecido Enrique Morente antes de despedirse con una “Isla Mujeres” coreada por todo el público. Una vez más, Javier Ruibal sentando cátedra.

El circo consolida su espacio propio en Pirineos Sur

El circo ha vuelto hoy a la programación de Pirineos Sur con el primer espectáculo de esta edición, de la mano de la compañía Lazuz (Francia/Suecia) y ante el aforo completo del patio de las escuelas de Sallent de Gállego. Ron Beeri e Itmar Glucksmann, los dos componentes, han presentado su espectáculo Baktana, en el que combinan de los movimientos y técnicas de un malabarista y un acróbata creando un hilo de conexión entre ambos que ha mantenido al público encandilado.

El Festival Pirineos Sur forma parte del proyecto europeo “De Mar a Mar. Pirineos de circo”, que promueve el desarrollo de un nuevo sector cultural vinculado al circo en sus diferentes disciplinas. Gracias a este proyecto, compañías emergentes de diferentes puntos de Europa pueden desarrollar periodos de residencia en los espacios de los socios miembros, como El Lido de Toulouse, así como girar con sus espectáculos en diferentes festivales.

Sin duda, el circo se ha hecho ya un hueco propio en Pirineos Sur y todas sus citas cuelgan el cartel de completo. Esta tarde, la compañía oscense La Raspa desplegará su Freak show, en el que los Ricardo Ariño y Román Bometón dan vida a unos personajes tiernos y carismáticos, que no se olvidan fácilmente.

Humor para combatir los micromachismos

Las XL son inmensas, tremendas. En su tono, su estética y su radical y divertidísima reivindicación del feminismo y el hundimiento del mito del amor romántico. Sobre el escenario de La Barraca, Nía Cortijo y Marta Sitjà, subieron el tono ayer por la tarde para hablar sin tapujos y sin filtros con su espectáculo “Abandónate mucho”. Una arriesgada propuesta pensada para adultos (aunque las primeras filas las copaba público de muy corta edad) que solo hizo que ir ganando más y más adeptos a lo largo de los casi 60 minutos que dura su descarado show. El público, que acabó abarrotando los alrededores de esa fábrica de teatros que es La Barraca, respondió a carcajada limpia. Aún tendrán la oportunidad de volver a verlas en escena mañana martes, a las 21:00 horas.

 

 

 

 

top