Inauguración de la exposición “Hace color en la Habana”

“Buenas vibraciones, mucho público y grandes expectativas” resumen el inicio de esta XXVI edición del Festival Pirineos Sur, según las palabras de Elisa Sancho, vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca, que ha inaugurado esta mañana la exposición de carteles “Hace color en La Habana” de la artista cubana Giselle Monzón, autora de la imagen de Pirineos Sur de este año.

Elisa Sancho ha destacado “las buenas perspectivas para esta edición, que se prevé una de las más multitudinarias de los últimos años , con un 100% de ocupación hotelera en la zona durante el primer fin de semana, cerca de 3.000 asistentes al primer concierto y con un gran número de entradas vendidas para el concierto de esta noche”. Por otra parte, la vicepresidenta ha destacado que “el Festival pone en valor la importancia de estrechar lazos con otras culturas como la latinoamericana a través de muestras artísticas como esta”. Por su parte, Giselle Monzón ha resaltado “la oportunidad que representa este Festival de dar a conocer su trabajo fuera de Cuba”.

Giselle Monzón es una artista cubana reconocida actualmente como uno de los máximos exponentes de la creación gráfica del país latino, que cuenta con una extensa trayectoria colaborando con diversas instituciones culturales cubanas como el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales de la Habana, el Instituto Cubano de la Música y el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos.

Un sueco cantando flamenco

En el escenario de Sallent de Gállego se celebró el segundo concierto familiar de la programación de Dias de Sur a cargo del sorprendente proyecto Ethno. Se había prometido una especie de las Naciones Unidas de la música, y la verdad es que fue una definición completamente acertada. Casi 50 músicos se subieron al escenario de los Mercados del Mundo y convencieron sin problemas al multitudinario público que acudió al festival.

Chelos, guitarras, violines, acordeones, bajos, bandurrias… No hubo límite de instrumentos ni de estilos. La banda, formada por músicos de los diferentes rincones del mundo, no tuvo miedo en rescatar sonidos de cualquier parte del planeta: música india, mediterránea, celta… Y sí, también hubo flamenco cantado por un sueco.

 

 

top